Deja trabajar al Community Manager

Deja trabajar al Community Manager

Todos los que trabajamos en esta profesión nos encontramos una y mil veces con el mismo muro: no importa la estrategia que propongas, no importa que digas que es mejor publicar 10 veces al día que dos, si tu jefe dice que dos, es dos, y si quiere hacer las cosas al margen de la estrategia, se hace, y claro, no funciona… El argumento es simple: yo pago, yo mando, o bien, yo llevo muchos años con mi negocio y tengo más experiencia en negocio que tú… 

Por más que uno quiera, no puede hacer entender a determinados jefes que no es así, que esto del Community Management, las Redes Sociales, no son su ámbito y que no se trata de vender y vender, que no se trata de hacer lo mismo que un comercial, que el valor está en lo que compartes y cómo lo haces, en las conversaciones, en las interacciones, en el contenido de valor… Y es que siguen empeñados en pensar que el centro de todo, es su negocio, su empresa, su producto y “yo, yo yo”.

Las Redes Sociales no van de “mí”, van de personas, lo humano es lo primordial, la conexión emocional con los usuarios es la piedra angular de toda estrategia especialmente para pymes, cuya gran ventaja frente a las grandes empresas es precisamente la posibilidad de dar ese trato exclusivo y humano de persona a persona a sus usuarios y clientes.

¿Cómo solventar la situación? Es más que una odisea… Pero lo que tenemos que tener muy claro, es que el problema viene de mucho antes de contratar los servicios de un Community Manager, viene del por qué se contrata: en realidad, la empresa, el jefe, no ha tomado la decisión de tener presencia en Medios y Redes Sociales por los motivos correctos, sino porque los demás negocios están, y hay que estar… Empezar así ya es un error.

La empresa antes de posicionarse online, debe tener claro que su organización misma, su negocio, ha de entender lo que supone el cambio y ser 2.0, debe existir una estrategia interna de adaptación al cambio que se fragua y cristaliza no sólo en redes sociales, sino en el corazón mismo de la empresa. Si no hacemos el cambio, si tenemos un Community Management solitario, totalmente ajeno al resto de la estrategia empresarial, aquello no va a ninguna parte.

Es fundamental crear Actitud 2.0 y “cultura empresarial 2.0” antes de comenzar en medios y redes sociales. El proceso que termina con el Community interaccionando con los usuarios online empieza mucho antes con el apoyo, integración, colaboración y participación de la empresa y cada uno de sus miembros en una transformación profunda de las relaciones y metodologías internas.

Este cambio, lleva su tiempo, y posiblemente uno de los principales problemas para que se entienda, es que muchos siguen en sus áreas de “seguridad” y descreen del valor para sus negocios de los medios sociales, más allá de las estrategias del marketing. Pero no entender lo social es negar el éxito a un negocio hoy por hoy.

Es algo así como contratar a un contable, pero no creer que en realidad la contabilidad sirva para nada, y tratar de imponerle lo que tú crees que se debe hacer porque tú lo has hecho así cuando hacías la contabilidad en el cole… Los tiempos han cambiado, y la contabilidad de un negocio no es la de un sorteo de colegio… ¿Qué hacemos? Dejamos trabajar al contable, que para eso lo contratamos.

Sin embargo, el Community Manager no funciona igual, no lo dejamos actuar según su estrategia. Si no confiamos en él, ¿para qué le pagamos? Si no te fías de un profesional, no lo contrates, busca otro. El problema, es que en realidad, no confias en el servicio que te da, no crees que sirva, y entonces, ¿para qué lo contratas? “Porque hay que estar”… Y de ese diálogo de besugos no hay modo de salir más que con una lucha diaria por el “reconocimiento” y la “concienciación” de lo esencial de los medios sociales en todo negocio, no porque sí, sino porque los tiempos cambian y hoy por hoy, es donde debemos estar, es la actitud que debemos tener. Mañana cambiará, pero hoy es así.

Así que si contratas a un Community Manager, porque lo crees apto para tu negocio, déjalo trabajar, confía en él, como confías en otros profesionales que contratas, y si no hay resultados, tiempo tendrás de pedir responsabilidades y tomar decisiones, pero ¿cómo puedes pedir responsabilidad y resultados a una persona a la que impones cómo hacer las cosas? Si no funciona, ¿es culpa del Community? Si no lo dejas trabajar, lo que no ha funcionado, es tu estrategia, no la suya.

 

Artículos relacionados:

Tener Community Manager no convierte a tu empresa en Negocio Social

Cómo elegir y contratar Community Manager

Social Media es compartir, colaborar y empatizar: ¿qué es actitud 2.0?

La reputación del Community Manager siempre en entredicho

Qué hace de un Community Manager un valor diferencial en tu empresa

¿Necesita un negocio local un plan de marketing en redes sociales?

Si te ha parecido interesante el contenido puedes compartirlo en los Social Media, y si quieres postear este artículo en tu blog o website, contacta primero a la autora para evitar conflictos con el copyright.

About the author

Dolores Vela administrator

Social Media Strategist, Comunicación 2.0 y Marketing Online.

6 Comments so far

José Luis Palacios AlonsoPosted on9:37 am - Jun 6, 2013

Sólo unas palabras para felicitarte por el post. Se leen muchas cosas en la blogosfera sobre el tema pero creo que tu post ha expuesto la cuestión bien claramente. La labor del CM es muy dura e incomprendida porque el “empresario” no le deja trabajar y ,como bien dices, ello es debido a que ni el empresario ni la empresa tienen una verdadera Actitud 2.0. Yo lo se sufrido también en “mis carnes” y la verdad es que cuanto más grande es la empresa, más se da este hecho (porque ya no es que no se deja trabajar sino que hay un GAP enorme entre la estrategia del negocio y la operatividad en las redes sociales del grupo CM. Se desconocen e ignoran mutuamente)

Felicidades Dolores por el post!

Roberto AragónPosted on10:32 am - Jun 6, 2013

Hola Dolores,
Realmente este es el gran problema del community manager, del que derivan todos los demás, es decir, como el “jefe” supervisa tu trabajo y no te deja “hacer” piensa que lo que realizas es algo así como un trabajo de “segunda clase” y, por lo tanto, no merece el dinero que le pides por dicho trabajo. También se considera la figura community manager como un profesional de “segunda clase” porque “hay que supervisar su trabajo”, sino hace cosas que no tienen que ver con “lo que se ha hecho siempre en la empresa” y claro, “aun supervisando su trabajo no consigue ningún buen resultado”.
Aunque este tipo de actitud está empezando a cambiar… en el mundo online, y con la veloz dinámica de cambios, hacerlo ¡Ya! es tarde ¿no crees?

AdrianaPosted on12:23 pm - Jun 10, 2013

No puedo estar MÁS de acuerdo. Refleja la realidad a la que muchos CM estamos sometidos en muchas ocasiones. Es una pena porque en el ámbito de las redes sociales todo el mundo (y ya no hablo del cliente) se cree con la potestad de poder opinar porque “como solo escribimos en facebook…”
La infravaloración a la que estamos sometidos, duele.

Jordi VallsPosted on2:06 pm - Jun 21, 2013

Dolores, interesante reflexión. El concepto de ser social y generar conversación con los usuarios o clientes es y debe ser el núcleo de toda organización. Una de mis autofrases favoritas, es: “El principio de toda organización es quererse uno mismo. Este es, sin duda, el motor que marca la diferencia”. Pero es fácil confundir “estima propia” con “ego”, de ahí la diferencia.

Me explico. Cuando alguien se ama desprende y aporta a los demás cosas positivas. Suelen ser personas más sociables, abiertas al diálogo ante problemas y a la conversación, personas con ganas de compartir y satisfacer a los demás. Y es bien sabido que las personas felices reciben, generalmente, un feedback de felicidad por parte de los demás. Dicho de otro modo, recibes lo que das. Y esto es aplicable a una organización, sea de una persona o de 250 personas. El origen de la creación de un negocio debe ser la satisfacción de personas y otras organizaciones mediante la oferta de soluciones empresariales o profesionales que les aporten un valor. De esto, hablamos de empatía, servicio al cliente, etc. Orientación al cliente, no a uno mismo.

Sin embargo, el Community Manager debe aprender a hacerse respetar y valorar. Hay una fórmula que, aunque pueda parecer un poco fría, puede funcionar si va acompañada de profesionalidad por parte del CM. Ser barato se suele entender como que se es incompetente o algo parecido. Cuando el CM puede alcanzar un posicionamiento mínimo no debería dejarse vencer en los próximos pasos de su carrera profesional en no aplicar unos precios acorde a la calidad de sus servicios. Es por ello muy importante aprender a gestionar esta faceta de nuestra marca personal, la cual, como sucede en una organización, ayudará a mejorar el posicionamiento del CM en la mente de los empresarios.

Me aventuro a añadir otro punto: aprender a seleccionar. Si un proyecto no va contigo, mejor no lo coges. Lo mismo con un puesto de trabajo o cualquier otra cosa o relación de tu vida. Si no encaja con tus objetivos y valores, es mejor no hacerlo. Así que un CM puede hacer una previa valoración de la cultura 2.0 que hay en la empresa que va a trabajar y hablarlo claro con el equipo de dirección (y de otras áreas).

Que no se tomen en serio a un CM o a un estratega digital es sinónimo de ser una empresa poco evolucionada. Y si lo contratan y le hacen eso es que además es una empresa que no se ama a si misma. Por lo tanto, será difícil que ame a su mercado de destino.

Saludos

Deja un comentario

Para comentar, completa * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.